AMIGOS DE PARAÍSOS.

viernes, 9 de noviembre de 2012

EL PONTÓN DE LA OLIVA



UN POCO DE HISTORIA: En 1848, reinando en España Isabel II, Madrid tenía 206.000 habitantes, número que crecía rápidamente dada su condición de capital del Reino. Salvo una minoría de privilegiados que sí disponían de agua en sus residencias, el resto de los madrileños se abastecían de la que brotaba de 54 fuentes y distribuían 920 aguadores. Toda ella provenía de los viajes de agua, que consistían en qanats (el qanat es una estructura, utilizada en zonas áridas, que aprovecha el agua subterránea de las colinas para irrigar el llano colindante), construidas en la Edad Media (aparecen mencionados en el fuero de 1202) y ampliados sucesivamente hasta el siglo XIX, y que drenaban los acuíferos para conducir el agua hasta la ciudad.
El 11 de agosto de 1851 se puso la primera piedra de la presa en un acto que contó con la asistencia del rey consorte Francisco de Asís de Borbón. La obra era de tal magnitud que fue preciso contratar miles de peones de obra que trabajaron durante varios años en durísimas condiciones y con la maquinaria de obra de la época. La mayor parte de los obreros que construyeron el Pontón de la Oliva eran presidiarios. El contingente era de 1500 presos de las guerras carlistas, 200 obreros libres y 400 bestias. Todos padecieron las duras condiciones de trabajo y la epidemia de cólera que apareció en el campamento situado a pie de obra. Como nota curiosa cabe resaltar que entre las distintas obras del proyecto, que no se circunscribía a la presa sobre el Lozoya, los ingenieros utilizaron palomas mensajeras para comunicarse en lo que dieron en llamar "telegrafía alada".



LA PRESA: se trata de una presa de gravedad, construida con sillería de grandes bloques de piedra unidos mediante mortero de cal, en la que el empuje del agua embalsada es soportado por el peso de la obra. Tiene una altura de 27 metros y sección trapezoidal, con una anchura de 39 metros en la base y de 6,72 metros en la coronación, la cual mide 72,44 metros de longitud. La cara interna del muro (la que mira aguas arriba del Lozoya) aparece escalonada desde la base hasta la cima. Esta presa fue un antecedente europeo en la construcción de presas durante el siglo XIX. A pesar de ello esta presa tuvo desde sus inicios problemas de permeabilidad en la cimentación, que le hizo funcionar sólo durante tres décadas.



EL EMBALSE: alimentado por las aguas del río Lozoya, sinónimo de aguas cristalinas el embalse de El pontón de La Oliva es un convite a pasar un buen rato de ocio en plena naturaleza, aunque no sirva para grandes logros en lo que a pesca se refiere, no deja de ser un destino a tener en cuenta. La sorpresa en forma de pintona te alegrará el día y se tal no sucede siempre podrás disfrutar de un escenario de ensueño.



COMO LLEGAR: al final de la pagina en ubicación.

ESPECIES: trucha, carpa común, góbio, percasol.

TÉCNICAS DE PESCA: spinning, mosca, inglesa, enchufable, boloñesa, pardillera.

CEBOS: asticot, lombriz de tierra, maíz, vert de vasse, artificiales.

                                                       ¡CAPTURA & SUELTA!
                                                             

No hay comentarios: